Estrategias para mejorar la Gestión del Talento

Una empresa no es solo una infraestructura de oficinas con distintos recursos que pertenecen a esta como empleados en los diferentes departamentos y escalas de jerarquía. Las empresas necesitan elegir y descubrir personas que tengan habilidades que los ayuden a afrontar los retos y desafíos, al tiempo que se sientan comprometidos y alineados con la misión y visión de la empresa. La gestión del talento es clave para las empresas en un mercado competitivo.

En un mercado tan competitivo y cambiante globalmente, las empresas se afanan por buscar personal que vele por sus intereses como si fueran los suyos propios, preparados profesionalmente con conocimientos, competencias y habilidades blandas que les permitan sacar el máximo de su actividad profesional y mantengan la competitividad de la empresa.

Photo by Campaign Creators on Unsplash

 

El talento humano dentro de las organizaciones

Existen algunas discrepancias respecto al significado del talento.

Podríamos decir que existe el talento natural que tiene una persona de forma heredada. Es decir, que tiene una capacidad innata para realizar alguna actividad o tarea de forma sencilla, de una forma aparentemente natural, y sin demasiada práctica. (Cabría mucho debate sobre este punto). Todas las personas tienen algún talento innato, que les permite destacarse en algunas disciplinas o actividades, como son profesionales, artísticas, creativas, de liderazgo, etc.

El talento no es nada sin persistencia.

(DEAN CRAWFORD)

Sin embargo, debemos decir también que el talento se puede desarrollar a través del trabajo duro, formación, esfuerzo y constancia. Es decir, las personas se perfeccionan en algún área para luego poder sobresalir en esta actividad, disciplina o área.

Muchas veces se usa la palabra habilidad como sinónimo del talento.

Una buena gestión del talento humano ayuda a que surjan empleados motivados en los diferentes niveles, de forma que puedan desarrollar su talento mediatne la práctica y la formación contínua.

Luego, podemos afrontar el problema, primero desde la perspectiva de identificar talentos ocultos entre los recursos y personal de nuestra organización. Por otro lado, la necesidad de desarrollar estas capacidades por medio de formación, programas y planes de carrera.

gestión del talento

Evaluación de competencias

En muchos casos los directivos no prestan la suficiente atención a las  habilidades que tiene el personal de la empresa.

Dado que no todas las personas tienen la misma agilidad, destreza, y/o habilidad para hacer una actividad concreta, debemos enfocarnos en identificar y descubrir los talentos de cada integrante de la empresa. Podemos tener algún empleado asignado a una tarea que no sea el indicado para esa posición. Y por contra, muchas veces desconocemos si dentro de la organización contamos con alguien que sí pueda destacarse haciendo dicha actividad.

Lo ideal es identificar y descubrir los talentos dentro de nuestra empresa antes de ir a buscar fuera. Así, podremos reubicar a los empleados y colocarlos en el lugar donde ellos se puedan desenvolver de la mejor manera y ser más productivos según sus habilidades o talentos.

Implementar una evaluación de competencias nos podrá ayudar a identificar los talentos o habilidades de los empleados o futuros empleados. Algunas de las pruebas para la evaluación de las competencias son:

Simuladores

Observación en el trabajo

Análisis de evidencias de desempeño

Retroalimentación 360˚

Pruebas situacionales

Un coach especializado

 

Estrategias para potenciar la gestión del talento

Potenciar el talento en una empresa es poder identificar y reconocer las diferentes habilidades o talentos que tenga cada persona; potenciar de la mejor forma esta habilidad con el desarrollo de nuevas herramientas que mejoren su productividad; y reconocer que las personas son el activo indispensable y más importante para una empresa.

La gestión del talento es muy importante para las empresas y no se debe confundir con la gestión de RRHH. El segundo departamente es el encargado de las labores diarias y adminsitrativas de los recursos, mientras que la gestión del talento humano establece estrategias en el tiempo para poder potenciar las capacidades de los empleados.

Se enfoca en mejorar la cultura de la empresa y mejora la retención de los empleados evitando la rotación. Para lograr esto se invierte en la implantación de programas de evaluación, desarrollo y formación continua y planes de carrera.

Luego, la gestión del talento en las empresas es una actividad que necesita de un trabajo que incluya a todas las áreas de la empresa. No sólo al Dep. de RRHH. Cuando esto se logra, se optimiza la productividad, se mejoran los frutos financieros y disminuye la rotación de empleados.

gestión del talento

 

Motivación y oportunidad de crecer de los talentos:

El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia gana campeonatos.

(MICHAEL JORDAN)

Debemos tener a nuestros colaboradores o empleados motivados mediante el desarrollo profesional, incentivos según sus necesidades y creando un ambiente de trabajo en armonía y adecuado donde se sientan bien y que se sientan parte del equipo.

Si a los empleados se les da la oportunidad de progresar en todos los aspectos, tanto a nivel profesional como personal, estarán  motivados para alcanzar las metas de la empresa.

Mencionaremos algunas estrategias para la mejora de la gestión del talento que mejoren esta motivación:

  • Establecer metas en conjunto:

Tomando las decisiones  de forma colaborativa junto al equipo de trabajo. Compartiendo onjetivos lograremos que se sientan parte de la empresa, ofreciendo soluciones y aportando en las ideas de la toma de decisión. Esto hace que aumente su nivel de responsabilidad y de integración con su equipo y la empresa.

  • Fomentar el compromiso:

Para evolucionar un talento profesional se debe estar comprometido para desarrollarlo adecuadamente aportando el esfuerzo personal necesario por parte del empleado, y económico por parte de la empresa. Esto se logra con una excelente comunicación con la dirección de la empresa y sus empleados, además de un entorno donde se sientan motivados y cómodos.

  • Promover el trabajo en equipo:

Las empresas solo pueden lograr la excelencia de sus operaciones con el trabajo en equipo. Esto hace que se obtengan competencias y habilidades con una visión organizacional participativa y abierta. A la vez los empleados podrán aprender de sus compañeros y se apoyaran unos con otros para la obtención de los objetivos. Esto ayuda a mejorar el ambiente en el trabajo y  la satisfacción por pertenecer al equipo.

  • Mejorar las condiciones laborales en el entorno del trabajo:

Las empresas deben preparar y organizar un entorno del lugar de trabajo lo mejor posible donde se tenga un excelente clima laboral en el cual se cuide la salud física, mental y hasta tener un espacio para desarrollar sus motivaciones personales (y por qué no, sus hobbies); disponer de la tecnología, como las herramientas adecuadas, para que los empleados puedan hacer correctamente su asignación en el trabajo;así como una buena infraestructura en dicho lugar de trabajo, con buena ventilación, espacios amplios, buena iluminación etc. Sin estas condiciones el personal probablemente no esté a gusto y no obtenga un rendimiento aceptable.

También la empresa debe mostrar a los empleados una seguridad en el tiempo, normalmente definido en un plan de carrera. Un trabajador que reciba prestaciones y otros beneficios que les ayuden en su crecimiento personal y profesional, será más eficiente y amará ser parte de una empresa con una visión participativa y donde se toman en consideración sus ideas.

  • Capacitación acorde al rol y sus necesidades:

Lo ideal sería diseñar un programa de capacitación contínua  del que se beneficien a todos los empleados de la empresa si así lo desean en función de los distintos niveles.

Se debe tener bien claro que no todas las genraciones aprendemos de la misma forma, por lo que las empresas deben de innovar para poder lograr que la mayoría del personal este al nivel requerido y necesario para el desarrollo de las actividades de la empresa.

  • Competencias de liderazgo:

Un buen líder guía y marca las instrucciones para llevar al equipo a obtener los objetivos planteados por la empresa. Establece relaciones positivas entre todos los que interactúan en el ambiente de trabajo y fuera de él. También motiva a que sean mejores y eficientes, todos los que son parte del equipo de trabajo.

  • Reconocimiento de las metas logradas y la gestión de cada empleado:

Las empresas deben de fomentar a que se desarrolle cada vez más el reconocimiento de la gestión de los empleados y a la vez celebrarlo junto a ellos. Esto puede traducirse como un incentivo, una felicitación, la entrega de un diploma, una celebración, etc.

 

Como hemos visto, debemos utilizar distintas estrategias para descubrir el talento innato dentro de los recursos de nuestra organización, y para desarrollarlos y potenciarlos. Todo ello mejorará la retención, el impacto económico y el ambiente laboral.

 

Autor

Edward Ravelo

Ingeniero Civil y Máster en Project Management por

CEUPE – Centro Europeo de Postgrado y Empresa

 

 

 

Experta en BIM Project Management. Arquitectura, Interiorismo y Diseño Gráfico.

Comentarios