Casi 500 millones de personas en el mundo sufren la “subutilización” del empleo

Joaquín Nieto, director de la Oficina de la OIT para España, y Roger Gomis, economista en la Unidad de Producción y Análisis de Datos de la OIT este lunes en Madrid. | FOTOS: Alberto Orellana

Más de 470 millones de personas en todo el mundo carecen de un “acceso adecuado al trabajo”. Es una de las principales conclusiones del último informe sobre las ‘Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo’ que ha presentado la Organización Internacional del Trabajo (OIT) este lunes en Madrid y a nivel global. Además del principal dato sobre el desempleo, el documento incorpora los datos de “subempleo o subutilización del empleo”. Una metodología que presenta un retrato “mucho más realista” de la situación del trabajo y que dificulta poder cumplir con el objetivo de la ONU de erradicar la pobreza.

En 2019, el 57% de la población mayor de 15 años estaba trabajando. Sin embargo, la ‘subutilización’ total de la fuerza del trabajo dobla a la tasa de desempleo, como ha explicado Roger Gomis. Economista en la Unidad de Producción y Análisis de Datos de la OIT y uno de los autores del informe, Gomis ha presentado los resultados principales del estudio. Este concepto de ‘subutilización’ hace referencia al desajuste entre la oferta y la demanda de mano de obra en el mercado laboral, que se extiende “mucho más allá” de los 188 millones de desempleados registrados.

Según los datos presentados por la OIT, además de los parados hay que tener en cuenta a otros 165 millones de personas que tienen empleo, pero querrían trabajar más horas. Y a unos 120 millones más que no están clasificadas como desempleadas porque, en gran parte, no buscan trabajo debido a la “falta de esperanza de encontrarlo”, ha añadido el economista. En total casi medio millar de millones de afectados demuestran “la importancia de comprender y medir de un modo más completo la subutilización del mercado laboral, además de con la medida tradicional de la tasa de desempleo”, ha defendido Gomis.

LA OIT prevé que esta escasez de puestos de trabajo persista en el futuro, con una tasa de desempleo del 5,4% que se mantendría estable para los dos próximos años. El paro ya no decrece como en 2018 y 2019, y la tasa combinada de la subutilización de la fuerza de trabajo se estabilizará por encima del 13% (casi el triple de la tasa de desempleo común). Una caída de la economía que se basa en la desaceleración del sector manufacturero y la influencia de las tensiones comerciales y geopolíticas, ha aclarado Gomis.

Pobres, mujeres y jóvenes

Uno de los elementos centrales del estudio son las desigualdades en la evolución del empleo en el mundo, que son tanto comunes como específicas de ciertas regiones. En este contexto, ha proseguido el coautor del informe, más de 630 millones de trabajadores en todo el mundo siguen viviendo en la pobreza moderada o extrema (menos de 1,9 dólares al día). En 2019, casi uno de cada cinco no ganaba lo suficiente para sacar, a ellos y a sus familias, de una de estas dos situaciones.

Aunque la tasa de trabajadores pobres ha ido cayendo a nivel mundial, los avances logrados en países de bajos ingresos han sido “muy limitados”, ha subrayado Gomis. Por todo ello, el objetivo de erradicar la extrema pobreza en todas las regiones del planeta para 2030 (ODS nº1), “será aún más difícil de alcanzar”, ha sentenciado.

Cuadro del “Resumen global del acceso y la subutilización del empleo” – Nota de traducción en inglés billion = en castellano a miles de millones (3.3 billion es 3.300 millones millones de personas). | WOSE (siglas del informe en inglés).

Por otro lado, las mujeres y los jóvenes se enfrentan a dificultades añadidas para integrarse en el mercado laboral contemporáneo, caracterizado por una “fuerte desigualdad de género”, ha expuesto el economista. En 2019, la tasa de participación de la mujer en la economía como fuerza de trabajo era del 47%, y la de los hombres era del 74%. Mientras en el mundo hay 267 millones de jóvenes entre 15 y 24 años que ni estudian ni trabajan (22% de la población joven).

Además, muchos tienen problemas para conseguir un trabajo decente, con casos especialmente graves como el de África, donde el 95% sufre la “informalidad” de su empleo. Algo que no mejora en Europa o Asia Central, donde los trabajadores de menor edad se enfrentan a “considerables desafíos” en el mercado laboral, ha comentado Gomis. La calidad de los empleos disponibles se ha visto afectada, según ha dicho, por la creciente incidencia del empleo temporal en estas regiones.

España, ‘subempleada’ y con sectores de oportunidad

Joaquín Nieto, director de la Oficina de la OIT para España, ha trasladado algunas de estas conclusiones a nivel nacional. Aquí la subutilización del empleo también supera “ampliamente” la tasa de desempleo en nuestro país. Al paro “inusualmente elevado” que tenemos hay que añadir los 1,2 millones de personas que desearían trabajar más horas, sobre todo mujeres. Y otras 900.000 que no figuran como parte de la población activa, porque, a pesar de estar en edad de trabajar, “han desistido de buscar empleo”.

El informe también destaca que la caída de la participación de los ingresos laborales en la riqueza ha sido muy superior a la registrada en el resto del mundo. En esta edición se han tenido en cuenta por primera vez a los trabajadores autónomos, por lo que las cifras son mayores que en registros anteriores, ha abundado Gomis.

El periodo de crisis supuso la caída de hasta cinco puntos: unos 64.500 millones de euros anuales que ya no están en manos de los trabajadores. Alrededor de 3.200 euros al año por trabajador, que suponen una “grandísima pérdida” para ellos, ha valorado Nieto.

Esta situación “alarmante” del desempleo y subempleo en el mundo y en España indica que, si no se resuelven las inquietudes económicas en el mundo, no se va a solucionar ha argumentado Nieto. Y que no podremos alcanzar el primer ODS de reducción de la pobreza. “Pero esto podría cambiar si se modifican las políticas”, ha comentado. El informe indica que no hay mucho margen en la política monetaria, pero sí en las políticas fiscales para estimular determinados sectores.

Especialmente relevante para España serían los cuatro sectores que el documento refleja como los más propicios para crear empleo: digitalización, transición energética, formación y cuidados para las personas. La evolución del empleo mundial está demostrando que no es cierto que la digitalización esté llevando a la pérdida de empleos, sino al contrario, como ha expuesto el de la OIT.

La transición a una economía verde es otro claro factor por el que apostar, ha apuntado Nieto. No en vano, las altas tasas de desempleo en nuestro país tienen que ver con un modelo productivo “demasiado dependiente de la edificación y del turismo”, ha señalado. “Es una oportunidad de reindustrializar España y para aquellos territorios que parecían haber abandonado cualquier perspectiva de crecimiento”.

Por otro lado, tanto la formación para hacer frente a las nuevas profesiones derivadas de esa transición, como la realidad de una población cada vez más envejecida, harán de estos dos sectores grandes fuentes de empleo en el futuro.

La entrada Casi 500 millones de personas en el mundo sufren la “subutilización” del empleo aparece primero en Todostartups.



Fuente: TodoStartups (Casi 500 millones de personas en el mundo sufren la “subutilización” del empleo).