Las 4 principales lesiones que sufre tu negocio por no utilizar bien el email marketing… y sus consecuencias

Este post forma parte del super video-entrenamiento  gratuito “Cómo multiplicar el resultado de tus campañas de venta sin necesidad de invertir cientos de horas en cursos o contratar a carísimos expertos en email marketing” que empieza dentro de 8 días. Inscríbete ahora aquí.


Pocas veces en mi vida había tenido unas agujetas de ese calibre.

Andaba más tieso que Robocop y C-3PO parecía una bailarina de ballet a mi lado.

Después de varios meses sin practicar yoga, decidí retomarlo y volví a estirar ciertos músculos que había olvidado que tenemos.

Salí dolorido, pero contento.

Pero al día siguiente…

¡Casi no me podía mover! Me dolían hasta las pestañas, como se suele decir.

Era como si el cuerpo me estuviera diciendo “Javi, te paso la factura de tu pereza durante estos meses”.

Y es que, en esta vida, pocas cosas “salen gratis…”.

Con el email marketing pasa lo mismo que con el yoga , pero con una diferencia: si te descuidas demasiado, las agujetas se convierten en lesión y la recuperación es más “dolorosa” o lo que es lo mismo, tus ventas por email no “se estiran”


Las 4 grandes lesiones que sufrirá tu negocio si no entrenas los músculos del email marketing

1. No eres capaz de crear relaciones genuinas y de confianza con tus potenciales clientes

Sin una buena estrategia de email marketing es imposible establecer lazos de confianza y desarrollar una relación humana con tus potenciales clientes.

Un suscriptor no es un simple número que engorda tu base de datos. Un suscriptor es una persona (esto es muy importante) que ha demostrado un interés real en lo que haces y que si lo haces bien se convertirá en cliente.

Sin embargo, para que ese paso se produzca es necesario que antes sienta que existe conexión entre vosotros y hay empatía.

Pero ¿se puede generar empatía cuando tus emails parecen enviados por un robot frío y distante? No.

Ya sé que tú no quieres sonar como una máquina, pero lo cierto es que ahora mismo, si no consigues resultados, es porque has sido incapaz de crear una relación íntima con tus lectores.

Has sido incapaz de transmitir autoridad y has sido incapaz de demostrar que tú puedes ayudarles a solucionar los problemas que los han llevado hasta tu lista.

Consecuencias de esta lesión:

  • Nula conexión con las personas de tu lista.
  • Nula relación con las personas de tu lista.
  • Nadie actúa cuando lee tus emails.
  • No vendes en tus emails “ergo”, tu negocio no marcha.

2. Crees que el email marketing solo sirve para vender y pierdes la confianza de tus clientes

“Toma, Javi, es que el objetivo del email marketing es vender”, estarás pensando.

Esto es una pandemia y me temo que a ti también te ha afectado.

El objetivo final, finalísimo, del email marketing es vender…, pero no de cualquier manera y no a costa de cualquier cosa.

Si solo piensas en enviar correos para generar ventas sin importar nada más, parecerás más agresivo que el lobo de Wall Street.

¡No puedes pretender vender a lo bruto y sin anestesia!

Tus suscriptores no son tontos y saben diferenciar cuando alguien se preocupa de verdad por sus necesidades e intereses de quien se comporta como un comercial a comisión que parece que solo busca alimentar su cuenta bancaria.

Para vender por email marketing hace falta estrategia, persuasión y, sobre todo, ser capaz de transmitir el valor de tus productos o servicios.

Pero compruebo a diario que muchos negocios y emprendedores utilizan el email como un canal para vomitar sus promociones a tó quisqui y no saben cómo conseguir que sus clientes perciban los verdaderos beneficios de su oferta.

¿Sabes por qué pasa esto?

Porque se centran en ellos mismos y se olvidan de que lo importante son los clientes.

¿Conoces de verdad a tu audiencia? ¿Segmentas por intereses? ¿Te preocupas de qué necesita cada cliente?

Aunque tengas una lista de miles de suscriptores, cada uno vive una realidad particular y un contexto determinado.

Si no eres capaz de detectar la fase en la que se encuentran y qué necesitan exactamente, tus campañas de email marketing sonarán siempre agresivas y serán poco efectivas.

Consecuencias de esta lesión:

  • Tu reputación se desvanece ya que tus suscriptores te ven como un spammer.
  • Tu credibilidad se desvanece ya que tus suscriptores te ven como un spammer
  • Tus suscriptores no se sienten especiales y únicos ya que reciben emails que no conectan con sus puntos de dolor
  • No vendes en tus emails “ergo”, tu negocio no marcha

3. Tus tasas de conversión se reducen a la nada

Cuando has sufrido las dos lesiones anteriores (relación con tus suscriptores rota y venta demasiado agresiva) tus tasas de conversión caen en picado y tu negocio entra en coma con pronóstico reservado.

Los emails que envías no sirven para nada más que para perder tiempo y energía por el camino y no consigues vender.

No te comes un rosco.

Llegados a este punto, entras en una situación delicada porque las bajas de tu lista se disparan y aumentan los suscriptores inactivos que no interactúan contigo lo más mínimo.

¿Cuál es el verdadero riesgo de esta lesión?

Sencillo: el combustible de un negocio son las ventas, y para vender necesitas enviar emails efectivos. Y para enviar emails efectivos necesitas una buena estrategia de email marketing.

La cosa está clara, ¿no?

​Consecuencias de esta lesión:

  • Tus esfuerzos no sirven para nada al no transformar visitas en amigos y clientes.
  • Pierdes un montón de tiempo, dinero y recursos para no conseguir resultados.
  • No vendes en tus emails “ergo”, tu negocio no marcha

4. El fallo multifunción: la frustración

La paciencia tiene un límite. La tuya también.

Así que cuando pasa el tiempo y ves que no consigues ningún resultado, que tu email marketing no funciona y que tu lista de suscriptores no es nada más que una colección de correos electrónicos, entran en escena emociones desagradables que ya te resultan familiares:

  • Frustración.
  • Decepción.
  • Impotencia.
  • Rabia.

Con este panorama, tu negocio sufre un fallo multifunción.

Consecuencias de esta lesión:

  • No tienes ganas de encender el ordenador cada mañana

  • Estás irritado y desilusionado… por lo que no das un buen servicio a tus clientes

  • Sientes que tu negocio no es lo que querías cuando te metiste en este lío de emprender

  • Quieres mandarlo todo a la m….

¿Qué hacer para salir de la UVI y recuperarte?

Por suerte, aún no está todo perdido.

Del mismo modo que el cuerpo es capaz de recuperarse de unas agujetas por muy malas que sean, tu email marketing aún está a tiempo de curarse.

El remedio es mi super vídeo entrenamiento gratuito, en el que vamos a empezar tu rehabilitación para superar las lesiones y que no queden secuelas.

¿Quieres recuperar la fuerza del email marketing y potenciar las ventas de tu negocio?

El 7 de noviembre comienza el super training, en el que descubrirás cómo vender más y mejor sin esfuerzo ni invertir cientos de horas.

Te desvelaré:

  • Las 3 únicas estrategias que necesitas para conseguir resultados con email marketing desde el principio.
  • Cuáles son los 40 emails que mejor funcionan.
  • Los secretos de mi propio método para que seas capaz de crear una campaña en 10 minutos y con el 85% del trabajo hecho.

¿Suena bien?



Tu turno: ¿Cuál es la lesión que más sufre tu email marketing?

La entrada Las 4 principales lesiones que sufre tu negocio por no utilizar bien el email marketing… y sus consecuencias aparece primero en Javier Barros.



Fuente: Javier Barros (Las 4 principales lesiones que sufre tu negocio por no utilizar bien el email marketing… y sus consecuencias).