Tendencias para 2016. Primer post del año

Bracken House - London

El año arranca con mucho trabajo, por lo que el primer post está un poco atrasado. Vamos ahora con las tendencias para 2016.


Empiezo con dos artículos sobre el mismo tema. Uno de Andreas Tremel llamado “Predicciones para 2016” en donde comenta lo que considera se puede esperar en el año 2016, y otro de Jeff Collins de IMS con predicciones muy similares.

El internet de las Cosas (IoT) y Big Data.

El Internet de las Cosas (IoT) fue la palabra de moda de 2015, y seguirá siéndolo en 2016.

Y a medida que crezca el IoT, el papel del Administrador de Proyecto obtendrá más y más importancia, y se espera que cuente con las habilidades necesarias para manejar los desafíos de la integración entre sistemas existentes y todos los datos que estos producen.

Y de la mano con el IoT, analizar y entender la información será crucial para la Gestión de Proyectos, ya que aumenta la eficiencia y la precisión, por lo que se debe buscar mejorar la capacidad de generar y ordenar grandes cantidades de datos. Como resultado, la gestión de riesgos y el análisis de datos ayudarán a preparar pronósticos más precisos en los proyectos. Por otra parte, el equipo de Administración del proyecto se hará más eficiente y será capaz de trabajar dentro de limitaciones más estrictas.


Por supuesto, más datos también implican que la seguridad informática será prioritaria.

Movilidad.

Los equipos remotos no son nuevos, y es de esperar esta modalidad de trabajo seguirá creciendo. El uso de tecnologías como herramientas del proyecto en la nube, permitirá a los equipos de proyectos de todos los sectores trabajar juntos aunque estén geográficamente dispersos. Es de esperar que la demanda de aplicaciones basadas en web y móviles aumente de manera constante en 2016.

Los equipos virtuales tienen la ventaja de permitir que los miembros del equipo trabajen desde la comodidad de sus hogares o cafés, de camino a visitar a un cliente, o en su trayecto al trabajo y viceversa. Los equipos virtuales son un beneficio para las empresas, ya que les permite aprovechar sus talentos en forma mucho más amplia. Los empleados con hijos y la generación de Millenials están particularmente interesados en tener un horario de trabajo y ubicación flexibles, con la esperanza de tener un mejor equilibrio entre trabajo y vida.

Naturalmente, los equipos remotos pueden representar desafíos. La gestión de los equipos remotos en diferentes zonas horarias, la comunicación a través de las barreras del idioma y las diferencias culturales, además de la necesidad de diferenciar entre tiempo de trabajo y tiempo personal requiere de muchas habilidades blandas, como la competencia intercultural y habilidades de comunicación, inteligencia emocional y gestión del tiempo.

Por otro lado, es de esperar que a finales de 2016, el uso de computadoras para la gestión de procesos del proyecto se hará más obsoleta que hoy, dando el lugar a los dispositivos móviles.

Más Administradores de Proyecto Certificados.

Los presupuestos más ajustados, la presión para ofrecer productos y servicios más rápidos y el creciente escrutinio del proceso del proyecto por parte de los interesados, a menudo puede hacer de la Administración de proyectos un entorno difícil de navegar. Es por ello que se puede esperar una mayor demanda de Administradores de Proyecto certificados.

Tanto los Administradores de proyecto nuevos y como los veteranos deben explorar la posibilidad de adquirir una certificación. No sólo porque sin ella las oportunidades de trabajo seguirán siendo menores, sino también porque es una buena inversión para mejorar y agregar valor a sus habilidades. La experiencia, por supuesto, sigue siendo y será siempre importante. Sin embargo, un Administrador de proyecto certificado tendrá mejores opciones para ganar en la carrera por obtener un puesto de trabajo, hasta que eventualmente las empresas (en USA y Europa – nota del traductor-) ni siquiera consideren los solicitantes sin estas certificaciones para las funciones de Administración de proyectos.

Mayor Agilidad y Flexibilidad

‘Ágile’ ha sido la tendencia durante unos años, pero será aún más vital en el 2016. Lo que antes era un método limitado al desarrollo de software, ahora se ha extendido en todas las industrias y se fusionó con la metodología de gestión de proyectos clásica. Las razones son múltiples, y los beneficios han sido reconocidos ampliamente. La tendencia de la adopción de métodos Agiles ha llegado junto con la adopción de soluciones de software y aplicaciones que digitalizan y automatizan los procesos y se benefician de análisis de datos. Esto ha aumentado la capacidad de gestión de proyectos complejos y de gran escala, así como proyectos con ciclos de vida muy cortos-rápidos, sobre todo en las industrias innovadoras. Como se espera que estas industrias crezcan exponencialmente, se espera también una adopción más grande y más importante de los métodos Agiles.

En última instancia, la agilidad gira en torno a las mejoras constantes en los procesos y retroalimentación sobre cómo trabajar mejor. Esto significa que probablemente el Administrador de Proyecto tendrá que convertirse en una figura más prominente en la instrucción del equipo a fin de asegurar el éxito de su proyecto.

Trabajo en equipo

El aumento de la agilidad también transforma las relaciones con los interesados del proyecto ya que hay más transparencia. Como resultado, el ‘trabajo en equipo’ no sólo incluye el equipo del proyecto en sí, sino también grupos de interés internos y externos. La predicción es que las partes interesadas y los clientes estarán más integrados en los procesos del proyecto desde la fase de inicio hasta el cierre.

Los Administradores de proyecto tendrán que asegurarse de que el equipo está bien alineado y mantener constantemente actualizados a los interesados ​​para que el proyecto funcione sin problemas. Los equipos que trabajan en conjunto con eficiencia y eficacia dedican menos tiempo a resolver problemas y más tiempo la entrega de resultados.

Gestión del cambio

Más empresas y organizaciones están empezando a comprender el valor y el énfasis en el cumplimiento de los objetivos. Como resultado, las normas de gestión, los requisitos y los procedimientos están evolucionando para reflejar un mayor escrutinio en los procesos empresariales, lo que se refleja directamente en las actividades del Administrador de proyectos, por lo que este rol va a evolucionar para ser más visible y responsable.



Fuente: Iván Rivera PMP (
Tendencias para 2016. Primer post del año).